Hola! Si estás leyendo esto es porque no estás de acuerdo con nuestros precios. Y como todo lo que tenés para decirnos nos importa, queremos contarte un poco cómo es todo de este lado, como emprendedores.

Hay una idea general de que el precio de un producto está compuesto por:
A) El costo de producción.
B) La ganancia que uno quiera ponerle.
Entonces, A+B= precio del producto.

Esta idea viene básicamente de cuando éramos chicos y vendíamos cosas para ganar dinero. En nuestro caso, recordamos nuestra niñez haciendo dibujos y vendiéndolos, en otros casos, vendiendo tortas, limonada, etc. El costo era tan sólo papel y lápiz, o los materiales que requería la producción. La ganancia la poníamos nosotros. Lamentablemente, el "mundo real" o adulto, no es así, y es una lástima, porque si así fuera, haría todo más simple.

Entonces, en ese universo donde A+B es el precio del producto, y con nuestros precios tal como están, esto es más o menos lo que pasaría:

Lo que no se tiene en cuenta es que el costo de producir impacta, pero muy poco en el precio final del producto. Hay otros factores como los costos fijos (luz, alquiler, agua, etc). Pero no son los únicos, lo que más impacta son las cosas que te vamos a contar...

Les presentamos a nuestro amigo,

AFIP

Él nos pide el 40% de todo lo que ganamos, es decir, que de $100 que estás pagando por un producto nuestro, $40 se los lleva él. Pero es sólo una forma de decir, porque en realidad esto tiene que ver con todas las agencias recaudadoras, provinciales y municipales, que entre todas suman este 40%. Si no nos creen, pueden consultarlo con su contador amigo. La carga tributaria en nuestro país es enorme.

Entonces, casi la mitad de lo que ganamos se va en impuestos, que esperamos sean bien invertidos en salud, educación y rutas seguras.

Pero eso no es todo, hay un fenómeno económico del que nadie puede escapar, este fenómeno te buscará y te encontrará donde sea que estés...

INFLACION

Casi todos los insumos que usamos para estampar son importados. Eso significa que ante un leve movimiento del dólar, cambian de precio, pero siempre para arriba. Y una vez que suben, no bajan más. Es común ir una semana a comprar insumos a un precio, y que a la semana siguiente haya cambiado. Esto nos lleva a tener que hacer cuentas al respecto, ya que los precios de esos insumos no son los mismos que nos costaron cuando hicimos la remera, entonces tenemos que calcular el precio según lo que nos va a costar cuando volvamos a hacerla. Parece la trama de Memento, pero es así (si no la vieron, veanla ahora). 

Finalmente, pero no menos importante, está el valor agregado del producto. Nuestras remeras son modelos que en general llevan meses desarrollar. Las estampas y casi todos los complementos de la misma son realizados artesanalmente, no son remeras compradas en mayoristas que se venden en serie y al final de la temporada todos se las quieren sacar de encima, sino que se trata de productos originales que lleva muchísimo tiempo y trabajo desarrollar.

Si leíste hasta acá, no sabés cómo te agradecemos. Intentamos hacer esta página lo más entretenida posible. No esperamos que ahora por esto salgas como desaforado a comprar remeras, solamente que entiendas un poco cómo está compuesto el precio que estás pagando, en definitiva, qué es lo que estás pagando.

Y aunque sigas en desacuerdo con nuestros precios, estamos seguros de que por lo menos nos entendés un poquito más ;)